SECCIONES

Narrativa

Cuentos, relatos y delirios varios. La producción de esta fábrica artesanal de textos en que quiero convertirme.

Carrera

Descubrimientos, consejos y opiniones que me van surgiendo en estos primeros pasos como escritor.

Reflexión

Divagues, análisis y pensamientos, sobre la vida, el amor, el destino y todo aquello que se me cruza en el camino.

Fotografía

Una palabra puede decir más que mil imágenes, o eso opino yo. Pero a veces, una imagen puede hablar por si sola.


26 febrero, 2009

Grandes Conflictos Universales

Hay muchos conflictos en este mundo. Algunos menores (2 o 3 de azúcar en el café?) otros mayores (les tiramos con una bomba nuclear, o aceptamos que ciertos países hagan sus propias políticas?).

Y existen otros conflictos, que están más bien por el medio.

Claro que ese bache entre extremos es bastante amplio.

Queda a criterio del lector posicionar el siguiente tópico (si es que alguno de mis lectores tiene criterio –cosa que el estar pasando por este blog hace poco probable [quien en su sano juicio leería a alguien que itere 3 paréntesis {ni hablar de 4}]-).




El otro día mi buen amigo Gustavo me dijo que realmente estaba ya cansado de la soltería. Si, si, siempre dijo que para él lo mejor de la vida es no estar atado a ninguna chica y poder vivir de fiesta sin rendir cuentas a nadie.
Pero al parecer hacía eso para evitar jugarse mucho, debido al gran vació emocional que le causo el rechazo de su maestra de primer grado, quien rompió su corazón con la tonta excusa de “Estoy casada, pero si no lo estuviera y vos tuvieras 40 añitos más, no dudaría en casarme con vos”.
Por eso, y por el gran temor a que una chica lo deje al ver como se aplasta unos granos monumentalmente grandes que invaden su espalda como hormigas en pleno picnic del día de la primavera.
Luego de convencerlo de que buscar en Facebook a su vieja maestra no era una solución del todo sana, discutimos las ventajas y desventajas de un posible noviazgo con alguna dama que se prestara al experimento (entiendase, cualquier chica que el pudiera levantarse).
Tras horas de debate, llegamos a la conclusión de que el pro “tener excusa para ver películas románticas en el cine” superaba al contra “tener que dejar de limpiarme los mocos con la manga” (también hubo varios pros de carácter sexual y/o económico, pero eso da para un post autónomo y será desarrollado a futuro).
Así pues, Gusti tenía delante de él el único y sutil problema de conseguir una partícipe voluntaria en su nuevo emprendimiento.
Y ahí donde el comenzaba una búsqueda, comenzaba un conflicto potencialmente cataclísmico.,
Algunos días después de eso -entre 2 y 29, me parece- me encontré con él por la calle, cuando yo iba camino al único Starbucks de Argentina para encontrarme con una amiga, ya que al parecer era imprescindible conocer ese lugar, ya que nos haría sentir como en una película yankee, tendría toda la onda, y seguramente sirvieran el mejor café que hubiésemos probado en nuestra vida. (Nota: el café tiene gusto a café, los precios gusto a oro, la comida gusto a poco).
Cuestión que al cruzarme a Gustavo y luego de abrazarnos, darnos un beso, preguntarnos “como andas pebete”, contestarnos “todo bien”, cuestionarnos “y vos”, replicarnos “todo tranca”, interrogarnos “que hacías” y respondernos con la explicación del caso (si no logran deducirla, pueden usar como pista el párrafo anterior)… retomo, luego de todo eso, decide acompañarme (ya que él al parecer no hacia nada muy significativo).
Anduvimos las cuadras que faltaban filosofando sobre la vida y la superioridad de la milanesa napolitana sobre la milanga común. Llegando al hogar del seguramente-mejor-café-sobre-la-faz-de-la-tierra veo venir desde la otra dirección a mi querridisima amiga Ludmila.
Nos encontramos los tres exactamente en la puerta del sitio (o quizás apenas desviados hacia la derecha, pero no más de 30-45 centímetros).
Ludmila Gustavo, Gustavo Ludmila, Que tal mucho gusto, Todo bien vos, Como andas Ludmi, Bien con hambre, Che me voy yendo que recorde que tenia que [inserte cosa significativa recordada por Gustavo], Uh dale nos vemos, Chau un gusto, Te llamo a la noche así charlamos, Dale.
Finalmente entramos al mítico lugar con mi amiga, charlamos un rato, tomamos la olvidable infusión, comemos un par de sobrevaluados ítems del algo pobre menú, charlamos otro rato (de mayor duración que el primero), saldamos la abultada deuda con el establecimientos, nos retiramos, acompaño a Ludmi a la parada, vemos llegar el Colectivo a lo lejos, nos despedimos y…
Y ahora viene algo a lo que deben prestar atención:
Ella me dice “che, copado el pibe este Gustavo. Bueno, nos vemos”. Consideremos esa frase como “Punto 1” (1). Intenten obviar lo discutible que es que realmente ella haya pensado que el muchacho es copado con solo hablar 2 segundos, y pasen por alto el mucho más probable significado de esa frase como un “lindo pibe tu amigo, eh?”.
Ciertamente, en el momento yo no considere particularmente esa frase, sino que tome camino hacia mi humilde morada.
Una vez allí, y luego de quien sabe que actividad trascendental, sono el teléfono.
Lo atendió algún ente presente en el recinto, quien me informo que era para mí.
No creo que sea sorpresa para el lector saber que quien llamaba era Gustavo (tampoco era sorpresa para mi, ya que el me había dicho que me llamaría, como mencione antes).
Luego de unos momentos de alegre cháchara comunicacional, Gusti me dice (y presten atención nuevamente):
“Che, esta buena tu amiga… Luciana o como se llame”. Esta frase la consideraremos como “Punto 2” (2). El (1) esta unos párrafos por encima de este, si ya lo olvidaron.
En esta caso deberíamos dejar de lado el hecho de que mi amigo no recordara el nombre de la fémina en cuestión. Detalles.

Lo cierto es que ahora llegamos al quid de la cuestión. Al corazón de este asunto. Al carozo de este durazno. Al carbohidrato de-- Bueno. Se entendió.

De por si, las frases (1) y (2), no tienen gran importancia. El mundo es un bello lugar, pocas cosas más gratificantes que la atracción de una persona por otra dentro del marco legal establecido en el país, y se fini
El problema, claro esta, surge al unir (1) y (2).
Yo sabía que Gusti buscaba una relación, y estaba al tanto de la no mencionada hasta ahora soltería de Ludmi.
Si en vez de estudiar una carrera basado en los procesos lógicos estudiara algo como “Confeccionador de Carátulas”, probablemente los hubiera presentado, hubiese dejado que la naturaleza siguiera su curso, y me hubiese preguntado cuantos años pasarían antes de que me llegara el turno de ser padrino de una dulce criatura del señor todo-poderoso.
Pero no, por algún extraño designio del Destino (y por mi decisión), caí en una carrera que fomenta el pensamiento lógico y el análisis en profundidad de las situaciones.
Por lo tanto, mientras él esperaba en línea, analicé la situación.

Gusti es un chico trabajador. Bueno para escuchar a las personas. Con sentido del humor.
Ludmi es una chica que le gusta salir. Siempre tiene tema de charla. Le encanta que la hagan reír.
Gusti juega al futbol 2 veces a la semana (una con compañeros del trabajo, la otra con excompañeros del secundario). Le encanta salir a bailar.
Ludmi sale con las amigas en algún momento del fin de semana sin excepción. Le gusta ir bares con música tranqui.
Gusti tiene muchas amigas, varias de las cuales han estado con él en la intimidad. Nunca tuvo una novia por más de 72 hs (y eso solo en fines de semana largos).
Ludmi es bastante celosa, llego a prohibirle a un novio ir a la cancha “porque están las porristas esas”. Jamás beso a un chico antes de presentárselo a sus padres.
Gusti considera que “si ella no te ve en el acto mismo, no es engaño”
Ludmi se pregunta “si la tiene a ella, para que quiere ir a ver a su mamá?”
Gusti afirma que “un amigo, te cubre en todas. No importa delante de quien.”
Ludmi asegura que “un amigo jamás haría nada que pudiese alejarme de la persona que quiero a mi lado. Nada.”
Yo me pregunto… para que tanto análisis?

De modo que le dije a Gusti: “siiii… Lastima que Luciana este de novia con un flaco desde hace 7 años. Se casan en Agosto.”.
Acto seguido, corte la comunicación (previo saludo de rigor). Le mande un mensaje a Ludmi comentándole que me iría con Gusti a un lindo burdel que el me recomendaba hace tiempo, y me fui a dormir.
Ya tirado en mi cama, recordando todos los hechos del día, por algun motivo vino a mi cabeza Florencia.
Florencia, esa linda chica que vi en el cumpleaños de Hernán, amigo mío desde la primaria…
Y no pude evitar sonreír al recordar a que se dedica él
¿Cuánto análisis lógico puede hacer un Diseñador Gráfico?

.


.

8 comentarios:

Natilla Nautilus dijo...

haha parecias de momento dating service


( que interesante a los blogs que uno llega por casualidad)


:D

Nats remember?

Natilla Nautilus dijo...

de hecho!
wow sbux aqui hay como mil
me gustan ...
me gusta el post también

Un Cowboy Actual dijo...

Un comentario en mi blog! Hace rato que no pasaba esto...

Nah, nada de tareas de Cupido para este cowboy!

Y claro que te recuerdo, Nats! :) Mi confidente desde PR! :P

Un Cowboy Actual dijo...

Oh! :D
Y me alegra que te haya gustado el post :D

Debo confesar que aun no fui al Sbux de aqui :P solo escribi por boca de terceros...

Natilla Nautilus dijo...

:O que fuerte
si vienes un dia a PR tienes que ir conmigo!!!! Woot!
yep a probar everything
ah pues si ya tendras comments de Nats


y yep la confidente ! :P:P yeah !
;)

Un Cowboy Actual dijo...

Jajaja, ok, me aputo a eso!
Ya estare algun dia por alli :)

Y estas invitada a comentar cuando quieras! :D

No soy como otras personas que se quejan por los "muchos comentarios".......................

Natilla Nautilus dijo...

hahahahahahah
eso fue por alguien que yo conozco???
:p

Un Cowboy Actual dijo...

Ohhhhhhh... nooooooooo...
Solo fue un comentario casual... que no venia a nada... totalmente aleatorio... y con gusto a frambuesa.

:D