SECCIONES

Narrativa

Cuentos, relatos y delirios varios. La producción de esta fábrica artesanal de textos en que quiero convertirme.

Carrera

Descubrimientos, consejos y opiniones que me van surgiendo en estos primeros pasos como escritor.

Reflexión

Divagues, análisis y pensamientos, sobre la vida, el amor, el destino y todo aquello que se me cruza en el camino.

Fotografía

Una palabra puede decir más que mil imágenes, o eso opino yo. Pero a veces, una imagen puede hablar por si sola.


19 julio, 2010

Un Comienzo



“Uno escribe por tantas cosas…”
Cientos de veces pensé en comenzar así un post. Pero siempre me faltaba… me faltaba todo el resto.
Pero ahora hay algo que cambió, y que me ayuda a seguir ese texto.

Ahora, sé porque escribo yo.

Escribo, porque quiero contar una historia. Porque quiero contar mil historias.
Porque no quiero ser solo un portal a través del que pasen las historias, sino una fuente de donde nazcan.

Escribo, porque nunca hay que permitir que la moral te impida hacer lo correcto, porque sé la temperatura a la que arde el papel, porque con ciertas alas solo se puede volar de noche, porque sentí el deseo de tan solo estar acechándolo todo a través del retículo de un teleobjetivo y pulsando un gatillo…

Escribo, porque no puedo esperar que me pasen cosas como si viviera en Eerie (Estados Unidos, Indiana), porque cuando retrocedo una hora mi reloj con el cambio de horario vuelvo atrás en el tiempo, se los síntomas del lupus, nunca voy a subestimar el poder del flan, y tengo que tener contralado a mi pasajero oscuro…

Escribo, porque un perro puede ser un detective de los años 40, porque superar la velocidad de la luz es solo tener un sentido más, se puede detener con las manos una explosión que destruiría un planeta, mezclar azúcar, flores y muchos colores es una receta de laboratorio, un yunque en la cabeza puede ser levantado con el chichón que provoca, y porque hay quienes son ángeles con cara de demonios, o demonios con caras de ángel…

Escribo porque brillaba pálida como un hueso, y mientras yo estaba solo, porque aún no se cual es la cabeza de mono más grande que vi en mi vida, porque sé lo que es un error decuplo y convertí un vino en vinagre.

Escribo porque reí con Cubito y Toribio, y al fornicarme una rosquilla voladora y fornicarme la luuuuna.

Escribo porque llore cuando Lobo se sacrifico por cuidar del rebaño, y llore cuando deberíamos ir a tomar un café alguna vez and it works.

Escribo porque los poderes del elegido no deberían ir más allá, porque no se debería dejar de jauntear para quedarse en un planeta perdido en el espacio, porque nunca entendí la relación entre saber todo y ver en blanco y negro, y porque bang es el mejor final.

Escribo porque mis playmoviles no se quedaron sin historias que contar, porque los lego aun tienen formas que tomar, porque un par de autos no corren una carrera, sino que tienen que impedir que una bomba estalle y destruya una represa que va a arrasar con toda la ciudad.

Escribo por un señor que no cree en el vudú y un sapo adicto al helado.


Escribo, porque lo disfruto, porque quiero darle historias al mundo.

Simplemente, escribo.
.
.

1 comentario:

Mademoiselle Framboise dijo...

Lets fill this world with stories and paintings.

With Magic :)

('.')<3 (@)