SECCIONES

Narrativa

Cuentos, relatos y delirios varios. La producción de esta fábrica artesanal de textos en que quiero convertirme.

Carrera

Descubrimientos, consejos y opiniones que me van surgiendo en estos primeros pasos como escritor.

Reflexión

Divagues, análisis y pensamientos, sobre la vida, el amor, el destino y todo aquello que se me cruza en el camino.

Fotografía

Una palabra puede decir más que mil imágenes, o eso opino yo. Pero a veces, una imagen puede hablar por si sola.


23 julio, 2011

WAR (Ex - Lesson One Example)

Guerra (Ex – Ejemplo de la Lección Uno)

Escribir este post hoy en la mañana era fácil. No solo tenía el concepto en la cabeza, sino que lo charlé, de modo que lo tenía prácticamente terminado, solo faltaba ponerlo por escrito.
El texto iba a ser un ejemplo de cómo es la guerra en una historia y que es lo que importa para el que recibe esa historia. Tenía el toque de humor que me gusta lograr en mis textos.
Pero no.
¿Por qué no?
Porque Anthony Bourdain me lo arruinó.

Postergué el ponerme a escribir a la mañana, pasó el mediodía, el almuerzo, parte de la tarde.  
Justo antes de ponerme a hacerlo, en la tele arranca Sin Reservas, uno de esos programas en los que un chef viaja por el mundo comiendo cosas de cada lugar.
Pero se veía raro. No tenía el ritmo habitual. Generalmente no muestran explosiones en esos programas, ¿no? Anthony Bourdain, el chef en cuestión, estaba haciendo un programa en Beirut. Y el mismo día que empezaba la filmación, fue el día uno de La Guerra del Líbano.

Estamos hablando de Julio del 2006. Admitámoslo (yo lo admito), mis conocimientos de geografía e historia -reciente o antigua- son más bien pobres. Pero en el programa contaron un poco, y en el primer corte ya googleé otro tanto para entender mejor lo que veía.
Hezbolá atacó Israel, mato a algunos soldados y capturo a dos. Eso (con o sin razón, ese no es el punto) fue considerado por Israel como un acto de Guerra por parte del Líbano. Así es como Beirut pasó a ser terreno bajo ataque y a ser bombardeado.

Creo que de alguna forma fue una de las imágenes más crudas que vi de la guerra. De lo que realmente es una guerra.
Lo cierto es que la mayor parte de nosotros no estaríamos en una guerra como soldados, y que la ley de probabilidades dice que incluso si el país en el que vivimos entra en guerra, uno no estaría justo en el lugar que recibe los ataques.
Pero aún así estaríamos en una zona de guerra, veríamos los bombarderos, escucharíamos explosiones, y querríamos alejarnos de ahí lo antes posible.

Y este programa de Sin Reservas nos muestra, muy acertadamente en mi opinión, como sería estar de turista en un lugar y quedar atrapado en él cuando comienza una guerra. Bueno, como sería estar en esa situación teniendo bastante dinero (lo que implica seguir atrapado y viendo las bombas, pero desde un hotel con pileta más grande).
El programa transmite la opresión, la impotencia, el miedo que el tiempo diluye pero no elimina, transmite lo que realmente debe ser una situación así, mejor que cualquier soldado mal herido en una superproducción de Spielberg.
Saber que el aeropuerto donde aterrizaste ayer, ahora arde en llamas. Que tu guía se vaya corriendo de tu hotel. Enterarte que destrozaron la casa de una de las personas con las que hablaste el día anterior. Todo eso es más fuerte.

No hay héroes ni ganadores en la guerra. Hay víctimas. Y de una forma que no esperaba en lo más mínimo, un programa de comida y viajes me mostró como las víctimas son todos esos que no tienen nada que ver con la guerra, y solo están ahí, en el medio de ella.



Acá, el video: http://www.youtube.com/watch?v=CHLTLZ4thvs

No hay comentarios.: