SECCIONES

Narrativa

Cuentos, relatos y delirios varios. La producción de esta fábrica artesanal de textos en que quiero convertirme.

Carrera

Descubrimientos, consejos y opiniones que me van surgiendo en estos primeros pasos como escritor.

Reflexión

Divagues, análisis y pensamientos, sobre la vida, el amor, el destino y todo aquello que se me cruza en el camino.

Fotografía

Una palabra puede decir más que mil imágenes, o eso opino yo. Pero a veces, una imagen puede hablar por si sola.


07 septiembre, 2012

Salí con otro lector

There is an english version of this text, a translation by Chapu. All my gratitude to him for his (amazingly fast) work!

Al parecer, primero estuvo esto:
Y luego, vino en respuesta esto:
Y como al parecer resultaba un tanto injusto dejarlo así, se hizo esto:

Pero en mi humilde opinión, se está cometiendo un grave error. De modo que este es mi aporte:


Salí con otro lector. Porque mientras vos cabalgás en la batalla para enfrentarte con una horda de orcos, ella podrá llevarte en su nave espacial en busca de la segunda fundación. Podrán comer un banquete en el Capitolio y un momento después encontrarse tomando el té con un sombrerero que no está bien de la cabeza.

Encontrá a otro lector. Se reconocerán porque ambos estarán cargando con un libro, o dos, o más. Si es un libro distinto podrán preguntarse de qué trata y que tal es, y si el mismo será un momento cargado de magia por ese universo compartido. Y ambos podrán confiar ciegamente en que el otro cree en esa magia, porque la viven a través de los libros.

Pasarán horas hablando de que libros leyeron, y recomendando ese libro que el otro todavía no conoce. Y más horas aún discutiendo sobre los libros que compartieron. Y serán horas que podrán atesorar por siempre, y que van a hacer aún más ricos cada uno de esos libros que leyeron.

Una cita perfecta será tomar un café en una librería, y perderse juntos en tierras completamente distintas. Podrán pararse ante cada escaparate con libros nuevos o usados, y ninguno se quejará al detenerse a buscar ese ejemplar tan deseando entre filas de libros gastados por los años.

Sorprendela con ese libro que sabés que quiere desde que se lo prestaron hace años y no pudo volver a conseguir. Porque sabés lo que esa sorpresa vale, y entendés perfectamente la alegría que es tener ese libro aunque ya hayas vivido su historia.

Podrán compartir el amor por los libros viejos y ajados, y entre ambos hacer de su biblioteca un museo. También pelearán por quién lee primero ese libro nuevo con sus hojas aún pegadas. Y se regalarán libros en cualquier ocasión, temiendo terminar regalándose el mismo titulo para Navidad.

La vas a entender cuando la veas llorando por la muerte de un ser a quien quería sin importar si era real, porque para ella en ese momento era real. Y vas a saber abrazarla, y luego podrás recomendarle ese libro que siempre te roba una sonrisa para que se anime nuevamente.

Ambos van a amar a algunos personajes, e identificarse con otros. Van a entender como es ese mundo en que el otro sueña con vivir, y podrán construirlo para el otro y disfrutarlo juntos aunque nadie más pueda verlo o comprenderlo. Ella va a entender que vos quieras ser el héroe siempre dispuesto a salvarla. Y vos vas a entender que ella es capaz de enfrentarse por si sola a Quien-No-Debe-Ser-Nombrado sin que le tiemble el pulso.

Cuando se peleén, ambos sabrán que eso está bien, que es necesario que haya problemas, porque ahí se descubre el verdadero amor. Estarán dispuestos a intentarlo nuevamente, a seguir adelante cuando el mundo parezca venirse abajo, porque si la historia tiene que terminar con ustedes juntos, nada que pase podrá impedirlo.

Juntos discutirán si llamar a sus hijos en élfico o si ponerle su nombre en honor a uno de los caídos en la batalla de Hogwarts. Y juntos se reirán tras decir que lo podrían llamar “Edward”. Ambos llevaran de la mano a los chicos, paseando por un cementerio para encontrarse con Nadie, o sorprendiéndose todos al ver crecer hasta el cielo unas habichuelas mágicas.

Salí con otro lector, porque lo merecés. Te merecés alguien que entienda que puedas ver un dragón en pleno vuelo a mitad de la calle, y sea capaz de preparar una flecha, dispuesta a dispararle para combatirlo a tu lado. Si querés a alguien con quien puedan compartir mil mundos, que te pueda presentar otras realidades y capáz de seguirte más allá de los límites de la imaginación, salí con otro lector.


3 comentarios:

Anónimo dijo...

Predominantemente bello

Bocha dijo...

muy interesante, y emotivo!

Un Cowboy Actual dijo...

Muchas gracias a ambos!
Igual, es estilo fue inspirado en los textos originales :)