SECCIONES

Narrativa

Cuentos, relatos y delirios varios. La producción de esta fábrica artesanal de textos en que quiero convertirme.

Carrera

Descubrimientos, consejos y opiniones que me van surgiendo en estos primeros pasos como escritor.

Reflexión

Divagues, análisis y pensamientos, sobre la vida, el amor, el destino y todo aquello que se me cruza en el camino.

Fotografía

Una palabra puede decir más que mil imágenes, o eso opino yo. Pero a veces, una imagen puede hablar por si sola.


19 noviembre, 2012

Mi carrera - Pero pero pero mira vos!


Hay una escena fantástica en una película que amo, en la que Cuba Gooding Jr. obliga a Tom Cruise a gritar una y otra vez “Show me the money!” (“¡Muestrame el dinero!”). La película es Jerry Maguire, y creo que toda persona con quien la he comentado, recuerda esa escena. Es algo que queda grabado en nuestra memoria, y estoy seguro de que fue hecho apropósito. Y si no lo fue, pues debió serlo.
Hablemos en de otro ámbito: en los últimos libros de la saga Canción de Hielo y Fuego (popularmente conocida como la saga de Game of Thrones/Juego de Tronos), los personajes empiezan a repetir en su mente algunas frases que representan momentos importantes para ellos, que los marcaron de algún modo. Se repiten una y otra vez, y el lector, con esa sola frase, comprende el estado mental en que se encuentra el personaje, y revive un poco de la situación a la que hace referencia. Amé ese recurso.
Estos son solo dos ejemplos y hay muchísimos más. De lo que estoy hablando es de la repetición de palabras. Estos dos casos me gustan particularmente porque no se trata tan solo de la repetición de una palabra, sino de frases completas. Y está bien que así sea. Es un buen recurso, bien usado en ambos casos.
Lamentablemente, no siempre la repetición de palabras resulta en algo tan afortunado. Supongo que es un problema menor, algo que incluso se puede dejar en manos de un editor (si uno ya tiene editor), o al menos algo de lo que conviene preocuparse recién al momento de corregir los textos.
En mi caso, lo que me ocurre con la repetición de palabras, es un problema sonoro. Excepto cuando se usa con un fin específico, me choca. Es una cuestión estética. No debilita la historia, no afecta a la trama, pero… Es como cuando un monitor está sucio: uno puede ver igual, uno sabe que esa marquita negra a dos centímetros de la esquina superior derecha no es nada… pero molesta. Y lo que es peor aun al momento de escribir: roba atención del lector.
Por eso creo que hay que tener cuidado. En muchas ocasiones, las palabras que se repiten no tiene peso, y se puede modificar fácilmente. Tampoco es cuestión de volverse loco, y evitar hasta la repetición de los artículo (lo cual calculo que resulta imposible en un texto de más de dos párrafos largos).
Entonces: repetir palabras cuando su función gramatical así lo requiere, cuando no tiene sentido cambiarlas, cuando tienen un efecto y… nada más. Esos son los casos en que lo veo correcto. Aunque admito que soy la clase de persona que le gusta poder llamar a su protagonista de más de un modo, para no repetir una y otra vez su nombre.
Ciertamente padezco el problema de la repetición de palabras, aunque por suerte voy mejorando en mi calidad de detector de las mismas. Por ejemplo, en este mismo texto, no llegué a borrar ningún “pero” (de los cuales solo usé dos) y en una repetición a conciencia. Muy distinto a mis últimos textos, donde los “pero”s tuvieron que ser eliminados por tener una superpoblación de cuatro o cinco por página.
Como siempre, mientras escribo voy corrigiendo estas cosas cuando las noto, pero no recomiendo eso. Conviene escribir de corrido y luego dedicarse a corregir.
No es la parte más divertida de escribir, pero estoy seguro de que esos “pero”s están felices en el cielo de las palabras, sabiendo que el mundo es mejor gracias a que ellos no están aquí abajo, esperando a ser leídos.



Bonus track”, un consejo para toda persona a quien pueda interesarle ponerse en pareja con un hombre: jamás hacerlo si dicho hombre vio Jerry Maguire y no le gustó la película. No me pregunten por qué. Es simplemente una perla de sabiduría que les regalo.

No hay comentarios.: